La muerte es un tema tabú en cualquier sociedad, significa el final de un periodo de gracia, la vida. El proceso de duelo es uno de los más dolorosos que vive el ser humano, pero es inevitable. Es por eso que no debemos dejar que el destino decida sobre nosotros cuando llegue la hora.

Planear el futuro, no significa que sabremos cómo o cuando moriremos, sino que tendremos control sobre en dónde queremos que reposen nuestros restos. Esto le quitará un peso de encima al duelo que puedan vivir nuestros seres queridos.

Un plan de previsión funerario encierra el lugar donde serán enterrados los restos, traslado del cuerpo, velación y los servicios que se dan ante el inminente hecho, como certificados de muerte, compra de ataúd, inclusive el servicio de comida que se pueda hacer durante la velación, misa, etc. Son muchos pequeños detalles que cuestan y pesan a los dolientes que en ese momento solo quieren entender y vivir su duelo.

Seamos conscientes de lo pesado que puede ser dejar que otros escojan por nosotros, amemos a nuestra familia en vida. Hagamos planes a futuro, los cuales además podemos pagar en cómodos plazos.

No hay nada como contar con una agencia funeraria a nuestro servicio, como lo es Funerarias Perches